domingo, 23 de septiembre de 2012

Jackpot de Esperanza


Se ha sacado Esperanza una última carta del refajo y era el as de Eurovegas. Del mismo refajo donde lleva escondido el puñal por el que sangra –eso del puñal está en la calle, aunque la calle a veces se equivoca. Más le vale acertar, a ella, con lo del casino: yo no sé cuantas cartas ni cuántos telediarios le quedan a Esperanza, pero se pira y nos deja esta herencia y, ya sea como su gran acierto o como su gran cagada, ahí se va a quedar. La fruta triple del vicio va a arraigar mejor que las acacias en la postal del extrarradio madrileño, mitad western y mitad polígono. Se ve venir que Madrid, con sus murallas de ciudad dormitorio, es un campo abonado para la metástasis del pecado. Ya hay una noche capitalina muy consagrada, una orquídea de neón que hunde sus raíces en la soledad de los viajantes. Las aguas subterráneas del ocio nocturno discurren bajo blancas jornadas de folios y papel timbrado, notarios, ministerios, pagarés, salas de espera, bajo los zapatos lustrosos como perros de lujo de los ejecutivos, de los comensales de Horcher, del sueño enmoquetado del Villamagna. El sexo y la muerte llegan por la noche, impregnados de azar. Ahí está el casino de Torrelodones, donde se juegan los preliminares lúdicos del Flowers. Y el bingo del Canoe, que es la antesala de la muerte clínica.
            
La oposición recela de tanta promesa y tanta cornucopia, más por beatería que por prudencia. La palabra casino está proscrita en el abecé del bienhablante porque significa el capitalismo. La Cuba de Batista, como quien dice. En la Habana nos explicaron que en tiempos de Batista aquello era el prostíbulo de los americanos; nos lo explicó una guía en una plaza mientras, ante nuestros ojos y a plena luz del día, varias niñas de diez años se vendían al mejor postor entre comba y rayuela. Pero sí: la miseria, la prostitución, el juego y el capitalismo. Son cosas que vienen unidas en los diagramas de Venn con que algunos se explican la realidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario